El número de víctimas del terremoto en Japón aumenta a 73 mientras el clima obstaculiza a los rescatistas

Un barco llegó a la costa en la ciudad de Suzu, prefectura de Ishikawa, el 3 de enero de 2024, después de que un gran terremoto de magnitud 7,5 sacudiera la región de Noto en la prefectura de Ishikawa el día de Año Nuevo.

  • La península de Noto en Japón fue la más afectada por el terremoto de magnitud 7,5 del 1 de enero.
  • El gobierno regional confirmó que 73 personas han muerto y casi 400 han resultado heridas, pero se espera que la cifra aumente.
  • Han llegado suministros críticos a la región, pero la entrega a las comunidades se vio obstaculizada por las condiciones de las carreteras.

Los rescatistas japoneses lucharon el miércoles contra fuertes lluvias, carreteras bloqueadas y réplicas tras un potente terremoto que mató al menos a 73 personas y dejó a decenas de miles sin electricidad ni agua corriente.

En toda la prefectura de Ishikawa, en la isla principal de Honshu, sonaron las sirenas mientras los vehículos de emergencia intentaban circular por carreteras bloqueadas por rocas y árboles caídos.

La península de Noto fue la más afectada por el terremoto de magnitud 7,5 del 1 de enero, y las ciudades portuarias como Wajima y Suzu parecían zonas de guerra con calles de barro, casas aplastadas y barcos hundidos.

“Nunca podré volver allí. Ahora es inhabitable”, dijo Yoko Demura, de 75 años, desde un refugio en la ciudad de Nanao al que acudió después de que su casa quedó reducida a escombros.

“Me entristece y lo extrañaré”, dijo a la AFP.

“Casi no había casas en pie” en una ciudad del área de Suzu, dijo el alcalde municipal Masuhiro Izumiya.

LEER | El número de víctimas del terremoto en Japón llega a 30 mientras los rescatistas se apresuran a encontrar sobrevivientes

“Alrededor del 90 por ciento de las casas (en esa ciudad) están total o casi completamente destruidas… la situación es realmente catastrófica”, dijo, según la emisora ​​TBS.

El gobierno regional confirmó que 73 personas han muerto y casi 400 han resultado heridas, pero se espera que la cifra aumente.

Más de 33.400 personas se encontraban en refugios y al menos 200 edificios se habían derrumbado.

Alrededor de 30.000 hogares seguían sin electricidad en la prefectura de Ishikawa, dijo la empresa de servicios públicos local, y más de 110.000 hogares se quedaron sin agua corriente.

El Primer Ministro Fumio Kishida dijo después de una reunión del grupo de trabajo de emergencia:

Han pasado más de 40 horas desde el desastre. Hemos recibido mucha información sobre personas que necesitan rescate y hay gente esperando ayuda.

“Han pasado más de 40 horas desde el desastre. Hemos recibido mucha información sobre personas que necesitan ser rescatadas y hay gente esperando ayuda”, dijo el primer ministro Fumio Kishida después de una reunión del grupo de trabajo de emergencia.

El número de militares enviados a la zona se duplicó y también se desplegaron más perros de rescate, añadió.

A la región han llegado abundantes alimentos y suministros de emergencia, pero la entrega a las comunidades se ve obstaculizada por las condiciones de las carreteras, dijeron las autoridades regionales.

“Nuestras líneas de vida han sido cortadas”, dijo Yuko Okuda, de 30 años, desde un centro de evacuación en la ciudad de Anamizu, en la costa de Suzu.

“Electricidad, agua, gas… todo. Y como siguen ocurriendo réplicas, nuestra casa podría derrumbarse en cualquier momento”, dijo a la AFP.

Daños menores en centrales nucleares

El poderoso terremoto, medido en 7,6 por la oficina meteorológica japonesa, fue uno de los más de 400 que sacudieron la región durante el miércoles por la mañana.

La sacudida principal provocó olas de al menos 1,2 metros de altura en Wajima, y ​​se informó de una serie de tsunamis más pequeños en otros lugares.

Japón experimenta cientos de terremotos cada año y la mayoría no causa daños, con estrictos códigos de construcción vigentes desde hace más de cuatro décadas.

Los terremotos han azotado la región de Noto con mayor intensidad y frecuencia en los últimos cinco años.

El elevado número de réplicas se debe a los “complejos” sistemas de fallas que se encuentran debajo de la península, dijo a la AFP Yoshihiro Ito, del Instituto de Investigación para la Prevención de Desastres de la Universidad de Kioto.

Japón está atormentado por un enorme terremoto submarino de magnitud 9,0 en 2011, que desencadenó un tsunami que dejó alrededor de 18.500 personas muertas o desaparecidas.

También inundó la planta atómica de Fukushima, provocando uno de los peores desastres nucleares del mundo.

Se informaron daños menores en algunas plantas de energía nuclear a lo largo de la costa del Mar de Japón después del terremoto y las réplicas del lunes, incluidas fugas de agua utilizada para enfriar el combustible nuclear y un corte parcial de energía en una planta.

Los operadores de la central afirmaron que no había peligro de daños al medio ambiente ni a las propias centrales nucleares.


Leave a Comment