Los rebeldes hutíes de Yemen lanzan un ataque con drones y misiles contra el transporte marítimo del Mar Rojo, aunque no se reportan daños

DUBAI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Los rebeldes hutíes de Yemen dispararon una andanada de drones y misiles contra barcos en el Mar Rojo el martes por la noche, aunque Estados Unidos dijo el miércoles que no se reportaron daños.

El asalto ocurrió frente a las ciudades portuarias yemeníes de Hodeida y Mokha, según la firma privada de inteligencia Ambrey. En el incidente de Hodeida, Ambrey dijo que los barcos describieron por radio haber visto misiles y drones, y los buques de guerra aliados de Estados Unidos en el área instaron a “los buques a avanzar a la máxima velocidad”.

Frente a Mokha, los barcos vieron disparos de misiles, un dron en el aire y pequeñas embarcaciones siguiéndolos, dijo Ambrey la madrugada del miércoles.

El Comando Central del ejército estadounidense dijo que el “ataque complejo” lanzado por los hutíes incluía drones portadores de bombas, misiles de crucero y un misil balístico antibuque.

Dijo que 18 drones, dos misiles de crucero y el misil antibuque fueron derribados por aviones F-18 del USS Dwight D. Eisenhower, así como por otros barcos estadounidenses y un buque de guerra británico.

“Este es el ataque número 26 de los hutíes contra rutas marítimas comerciales en el Mar Rojo desde el 19 de noviembre”, dijo el Comando Central. “No se reportaron heridos ni daños”.

“Se recomienda a los buques que transiten con precaución e informen de cualquier actividad sospechosa”, dijo la Oficina de Operaciones Comerciales Marinas del ejército británico en el Reino Unido después del ataque de Hodeida.

Los hutíes, un grupo chií que controla la capital de Yemen desde 2014, no reconocieron formalmente haber lanzado los ataques. Sin embargo, la red panárabe de noticias por satélite Al Jazeera citó a un oficial militar hutí anónimo diciendo que sus fuerzas “apuntaron a un barco vinculado a Israel en el Mar Rojo”, sin dar más detalles.

Los hutíes dicen que sus ataques tienen como objetivo poner fin a la ofensiva aérea y terrestre israelí contra la Franja de Gaza en medio de la guerra de ese país contra Hamás. Sin embargo, los vínculos con los barcos objetivo de los ataques rebeldes se han vuelto más tenues a medida que continúan los ataques.

Los ataques se han dirigido a barcos en el Mar Rojo, que une Oriente Medio y Asia con Europa a través del Canal de Suez, y su estrecho de Bab el-Mandeb. Ese estrecho tiene sólo 29 kilómetros (18 millas) de ancho en su punto más estrecho, lo que limita el tráfico a dos canales para los envíos entrantes y salientes, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos. Por él pasa casi el 10% de todo el petróleo comercializado en el mar. Se estima que anualmente un billón de dólares en bienes pasa por el estrecho.

Una coalición de naciones liderada por Estados Unidos ha estado patrullando el Mar Rojo para intentar prevenir los ataques. En un incidente, las tropas estadounidenses hundieron barcos hutíes y mataron a 10 combatientes rebeldes, aunque todavía no ha habido un ataque de represalia amplio a pesar de las advertencias de Estados Unidos.

Mientras tanto, durante meses se ha mantenido un alto el fuego provisional y separado entre los hutíes y una coalición liderada por Arabia Saudita que lucha en nombre del gobierno exiliado de Yemen, a pesar de la larga guerra de ese país. Esto ha generado preocupaciones de que cualquier conflicto más amplio en el mar -o un posible ataque de represalia de las fuerzas occidentales- pueda reavivar esas tensiones en la nación más pobre del mundo árabe.

Leave a Comment