Un hombre es asesinado a tiros a bordo de un tren subterráneo en Brooklyn

Un hombre de 45 años fue asesinado a tiros en un tren subterráneo en Brooklyn el domingo por la noche después de interceder en una discusión entre otros dos pasajeros por la música alta en el vagón, dijo la policía.

El hombre, Richard Henderson, recibió un disparo a bordo de un tren número 3 con destino a Manhattan poco después de las 8 pm del domingo. El tren estaba en la estación Franklin Avenue en Crown Heights, a sólo unas paradas de la casa del Sr. Henderson, cuando la policía respondió al tiroteo.

Henderson, que recibió disparos en la espalda y el hombro, fue transportado a un hospital cercano, donde fue declarado muerto, dijo la policía. No se ha hecho ningún arresto en este caso.

Fue el último episodio difícil para el sistema de metro de Nueva York, en muchos sentidos la columna vertebral de la ciudad, que ha tenido problemas en las primeras semanas de 2024.

Este año ya se han producido dos descarrilamientos de trenes, en uno de los cuales 26 personas resultaron heridas y provocó importantes interrupciones en el servicio durante días.

Y la semana pasada, un adolescente murió en lo que las autoridades dijeron que fue un incidente de “surf en el metro”, en el que quienes buscan emociones fuertes viajan encima de autos. Fue la segunda muerte de este tipo en dos meses.

Un portavoz de la Autoridad de Transporte Metropolitano no respondió a una solicitud de comentarios sobre el asesinato del domingo.

Los tiroteos en trenes subterráneos son poco comunes y constituyen una fracción de los delitos con armas de fuego en la ciudad de Nueva York. En noviembre, dos personas recibieron disparos en un vagón de metro en movimiento en el barrio Bedford-Stuyvesant de Brooklyn. Sufrieron heridas leves.

En general, los tiroteos en la ciudad, que aumentaron durante el apogeo de la pandemia, han disminuido. En 2023, unas 1.100 personas fueron fusiladas, unas 400 menos que el año anterior.

Jeff Spinner-Halev, de 59 años, profesor de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, que estaba visitando a su hija adulta en Brooklyn, estaba en la estación de Franklin Avenue aproximadamente una hora después del tiroteo.

Dijo en una entrevista que el tiroteo lo hizo preocuparse por su hija y que había demasiadas armas en la ciudad. Pero señaló que las tasas de homicidios estaban bajando.

“No creo que Nueva York sea particularmente peligrosa”, dijo. “Estos tiroteos ocurren en todo tipo de lugares”.

María Cramer contribuyó con informes.

Leave a Comment