Estados Unidos confisca piezas de misiles iraníes destinadas a los hutíes de Yemen

JERUSALÉN – Los Navy SEAL de Estados Unidos confiscaron piezas de misiles y otras armas de fabricación iraní de un barco con destino a los rebeldes hutíes de Yemen en una redada la semana pasada en la que dos de sus comandos desaparecieron, dijo el ejército estadounidense el martes.

Mientras tanto, un nuevo barco fue atacado presuntamente por los hutíes en el Mar Rojo y sufrió algunos daños, aunque nadie resultó herido, dijeron las autoridades.

La incursión marca la última incautación por parte de la Armada estadounidense y sus aliados de cargamentos de armas destinados a los rebeldes, quienes han lanzado una serie de ataques que ahora amenazan el comercio global en el Mar Rojo y el Golfo de Adén debido a la guerra de Israel contra Hamas en la Franja de Gaza. Los componentes de misiles incautados incluían tipos probablemente utilizados en esos ataques.

Los ataques, los ataques de represalia liderados por Estados Unidos y la incursión han aumentado las tensiones en todo el Medio Oriente, donde también Irán llevó a cabo ataques con misiles balísticos tanto en Irak como en Siria.

La incursión de los SEAL ocurrió el jueves pasado, con los comandos despegando desde el USS Lewis B. Puller respaldados por drones y helicópteros, y el Comando Central del ejército estadounidense dijo que tuvo lugar en el Mar Arábigo.

Los SEAL encontraron componentes de misiles balísticos y de crucero, incluidos dispositivos de propulsión y guía, así como ojivas, dijo el Comando Central. Añadió que también se encontraron elementos de defensa aérea.

“El análisis inicial indica que los hutíes han empleado estas mismas armas para amenazar y atacar a marineros inocentes en buques mercantes internacionales que transitan por el Mar Rojo”, dijo el Comando Central en un comunicado.

Imágenes difundidas por el ejército estadounidense analizadas por The Associated Press mostraban componentes parecidos a motores de cohetes y otros incautados previamente. También incluía lo que parecía ser un misil de crucero con un pequeño motor turborreactor, un tipo utilizado por los hutíes e Irán.

La Armada de Estados Unidos finalmente hundió el barco que transportaba las armas al considerarlo inseguro, dijo el Comando Central. Los 14 tripulantes del barco han sido detenidos.

Los hutíes no han reconocido la incautación y la misión de Irán ante las Naciones Unidas no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Una resolución de las Naciones Unidas prohíbe las transferencias de armas a los rebeldes hutíes de Yemen, respaldados por Irán. Teherán ha negado durante mucho tiempo haber armado a los rebeldes, a pesar de las pruebas físicas, numerosas incautaciones y expertos que vinculan las armas con Irán.

Mientras tanto, el martes, un misil alcanzó el granelero Zografia, con bandera de Malta, en el Mar Rojo. El barco se dirigía hacia el norte, hacia el Canal de Suez, cuando fue atacado, dijo el Ministerio griego de Transporte Marítimo y Política Insular.

El barco, gestionado por una empresa griega, no llevaba carga a bordo y sólo sufrió daños materiales, dijo el ministerio. La tripulación estaba compuesta por 20 ucranianos, tres filipinos y un georgiano.

Los datos de seguimiento por satélite analizados por The Associated Press mostraron que Zografia seguía moviéndose después del ataque.

Las Operaciones de Comercio Marítimo del Reino Unido del ejército británico, que monitorean los incidentes en las vías fluviales del Medio Oriente, reconocieron anteriormente un ataque en las cercanías de Zografia.

Desde noviembre, los hutíes han atacado repetidamente barcos en el Mar Rojo, diciendo que estaban vengando la ofensiva de Israel en Gaza contra Hamás. Pero con frecuencia han atacado a buques con vínculos débiles o nulos con Israel, poniendo en peligro el transporte marítimo en una ruta clave para el comercio mundial.

Los ataques aéreos liderados por Estados Unidos tuvieron como objetivo posiciones hutíes el viernes y sábado. En respuesta, los hutíes lanzaron un misil contra un granelero de propiedad estadounidense en el Golfo de Adén, aumentando aún más los riesgos del conflicto.

Los SEAL viajaron en pequeñas embarcaciones de combate de operaciones especiales conducidas por una tripulación de guerra especial naval para llegar al barco. Mientras abordaban el barco en medio de un mar embravecido, alrededor de las 8 pm hora local, un SEAL fue derribado por olas altas y un compañero de equipo fue tras él. Ambos siguen desaparecidos.

___

Los periodistas de Associated Press Elena Becatoros en Atenas, Grecia, y Tara Copp en Washington contribuyeron a este informe.

Leave a Comment