Tata Steel: Miles pierden empleos a medida que se cierran los hornos de Port Talbot

LONDRES – La empresa india Tata Steel anunció el viernes que cerrará ambos altos hornos en su planta de Port Talbot, Gales, eliminando 2.800 puestos de trabajo, como parte de sus planes para hacer que su no rentable operación en el Reino Unido sea más eficiente y ecológica.

Tata planea pasar de los altos hornos alimentados con carbón a los hornos de arco eléctrico, que emiten menos carbono (y necesitan menos trabajadores) utilizando una inversión de 500 millones de libras (634 millones de dólares) del gobierno británico.

La compañía dijo que “iniciaría consultas legales como parte de su plan para transformar y reestructurar su negocio en el Reino Unido”.

“Este plan tiene como objetivo revertir más de una década de pérdidas y hacer la transición de los altos hornos heredados a un negocio siderúrgico más sostenible y ecológico”, dijo.

La compañía dijo que espera que se eliminen unos 2.800 puestos de trabajo, la mayoría en los próximos 18 meses, y que otros 300 estarán en riesgo a más largo plazo.

La noticia es un duro golpe para Port Talbot, una ciudad de aproximadamente 35.000 habitantes cuya economía se ha basado en la industria del acero desde principios del siglo XX.

Los sindicatos han pedido que un alto horno permanezca abierto mientras se construye el eléctrico, lo que habría significado menos recortes de empleos. Dicen que Tata rechazó su propuesta.

El sindicato Unite dijo que “utilizaría todo lo que tiene a su alcance” para luchar contra la pérdida de empleos, incluidas posibles huelgas.

En su apogeo, en la década de 1960, la acería de Port Talbot empleaba a unas 20.000 personas, antes de que ofertas más baratas de China y otros países afectaran la producción. Más de 300.000 personas trabajaron en la industria siderúrgica británica en 1971; en 2021 eran unos 26.000.

La industria del acero representa ahora el 0,1 por ciento de la economía británica y el 2,4% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país, según una investigación de la Biblioteca de la Cámara de los Comunes.

Tata advirtió en 2022 que sus operaciones en el Reino Unido estaban amenazadas a menos que obtuviera financiación gubernamental para ayudarla a pasar a hornos de arco eléctrico con menos uso de carbono.

El año pasado, el gobierno del Reino Unido dio a Tata hasta 500 millones de libras (634 millones de dólares) para hacer la acería de Port Talbot más ecológica.

El gobierno británico dijo que la inversión “aseguraría un futuro sostenible y competitivo para el sector siderúrgico del Reino Unido”. Pasar a hornos eléctricos “transformaría el sitio y protegería miles de puestos de trabajo, tanto en Port Talbot como en toda la cadena de suministro”, dijo.

Leave a Comment