Los haitianos que sufren violencia de pandillas están desesperados después de que un tribunal de Kenia bloqueara el despliegue de la fuerza policial

PUERTO PRÍNCIPE, Haití (AP) — Las estaciones de radio en todo Haití se atascaron con llamadas pocas horas después de que un tribunal en Kenia bloqueó el despliegue de una fuerza policial respaldada por la ONU para ayudar a combatir las pandillas en el atribulado país caribeño.

Muchas personas que llamaron se preguntaron y preguntaron: ¿Qué sigue?

Pocos lo saben.

La incertidumbre y el miedo se han extendido desde el fallo del viernes, y la violencia alcanza nuevos récords a medida que las pandillas refuerzan su control sobre la capital de Haití y más allá.

“A falta de una misión externa sólida que se despliegue muy pronto, nos enfrentamos a un escenario bastante trágico en Haití”, advirtió Diego Da Rin, de International Crisis Group.

Las pandillas que controlan aproximadamente el 80% de la capital de Haití han atacado y tomado el poder en las últimas semanas de comunidades previamente pacíficas, matando e hiriendo a decenas, lo que ha generado preocupaciones generalizadas de que pronto controlarán todo Puerto Príncipe.

El número de personas reportadas como asesinadas el año pasado en Haití se duplicó con creces a casi 4.500, y el número de secuestros reportados aumentó en más del 80% a casi 2.500 casos, según las estadísticas más recientes de la ONU.

Mientras tanto, la Policía Nacional de Haití está perdiendo agentes a “un ritmo alarmante”, mientras que los que aún están en servicio siguen siendo abrumados por las pandillas, según un informe de la ONU publicado esta semana. Más de 1.600 agentes abandonaron el departamento el año pasado y se informó de la muerte de otros 48.

Además, el equipo enviado por la comunidad internacional para ayudar a reforzar un departamento de policía con fondos insuficientes se ha derrumbado debido a las intensas peleas con las pandillas. A mediados de noviembre sólo 21 de 47 vehículos blindados estaban operativos, 19 de ellos “severamente dañados durante operaciones antipandillas o averiados”, según el informe de la ONU. Los siete vehículos restantes “están permanentemente inutilizados”, afirmó.

“La situación se ha desbordado. Ya es suficiente”, dijo un hombre que se identificó como el pastor Malory Laurent cuando llamó a Radio Caraibes para desahogarse sobre el fallo del viernes. “Todos los días sientes que no hay esperanza”.

El gobierno de Kenia dijo que apelaría el fallo. Aún así, no está claro cuánto tiempo podría tomar y si otros países que prometieron enviar fuerzas más pequeñas para impulsar la misión multinacional considerarían hacerlo solos.

Entre los que planeaban enviar fuerzas estaban Bahamas, Jamaica, Belice, Burundi, Chad y Senegal.

“Todo lo que diré en este momento es que este es un gran revés para el pueblo de Haití que anhela tener un país estable donde vivir”, dijo Roosevelt Skerrit, primer ministro de Dominica y ex jefe de un bloque comercial caribeño conocido como Caricom. que ha enviado recientemente delegaciones a Haití para ayudar a resolver los disturbios. “La decisión del tribunal de Kenia justifica una reunión de emergencia de los amigos de Haití para determinar con el pueblo haitiano el plan B”.

El primer ministro de las Bahamas, Philip Davis, no respondió mensajes en busca de comentarios, ni tampoco la oficina del primer ministro de Jamaica, Andrew Holness.

Hugh Todd, ministro de Relaciones Exteriores de Guyana, dijo a The Associated Press que el bloque comercial probablemente se reunirá pronto para discutir las implicaciones del fallo mientras espera noticias de Jamaica.

“Tendremos que ver si hay algún espacio legal para que podamos operar”, dijo, refiriéndose a si existen otras opciones legales que podrían permitir a Kenia y otros países avanzar.

Los funcionarios de la ONU no han hecho comentarios desde el fallo judicial.

Edwin Paraison, ex diplomático haitiano y director ejecutivo de una fundación que busca fortalecer los lazos entre Haití y la República Dominicana, dijo que le sorprendería que los líderes internacionales no tuvieran un plan B.

Sin embargo, dijo que el fallo permitiría a Haití implementar sus propias soluciones a la violencia de las pandillas y que cree que tiene suficientes recursos para hacerlo.

“Una entidad que nunca se ha mencionado, y no entendemos por qué nunca se ha mencionado, es el ejército de Haití, incluso si se encuentra en una etapa embrionaria”, dijo.

Paraison señaló que más de 600 soldados que recientemente recibieron entrenamiento en México podrían trabajar junto con la policía.

“Tenemos que analizar los recursos que tenemos a nivel local para hacer frente a esta situación”, afirmó.

Pero esos recursos podrían no ser suficientes, dijo André Joseph, de 50 años, propietario de una pequeña tienda en el centro de Puerto Príncipe, una de las zonas más peligrosas de la capital.

Las personas que viven y trabajan cerca de su tienda son muy protectoras con él y su negocio, dijo.

“Espero que alguien pueda luchar por ellos también”, dijo Joseph. “La fuerza internacional sería lo mejor que tendrían aquí estas personas y también para mí”.

Pero a falta de uno, le gustaría que el dinero reservado para la misión multinacional se destine a Haití para que pueda reconstruir sus propias fuerzas y luchar contra las pandillas.

Muchos haitianos se quejaron del fallo del viernes, incluida Marjorie Lamour, una madre de dos hijos de 39 años que vende lencería femenina en un pequeño contenedor que lleva consigo. Se ve obligada a mantener su carga liviana en caso de que deba huir de las pandillas.

“Algunos días estoy aquí todo el día, y luego hay un tiroteo y salgo corriendo, y vuelvo a casa sin un centavo”, dijo Lamour, quien calificó el fallo como “un crimen grave” contra los haitianos.

Señaló que ella y su familia ya se han visto obligados a huir de dos hogares diferentes debido a la violencia de las pandillas, que ha dejado a más de 310.000 haitianos sin hogar.

“No quiero tener que postularme por tercera vez”, dijo, añadiendo que no gana suficiente dinero para cuidar adecuadamente a sus hijos. “Alimentar a mis hijos una vez al día ya es bastante difícil. Espero que Dios pueda hacer algo por nosotros porque nadie está haciendo nada”.

Da Rin, de International Crisis Group, señaló que un lado positivo es que la misión respaldada por el Consejo de Seguridad de la ONU no especificó que Kenia sería quien la lideraría. Dijo que abre la posibilidad de que otro país pueda tomar las riendas sin reuniones adicionales ni la aprobación del consejo.

Mientras Haití espera la posibilidad de un plan B, Da Rin dijo que le preocupa que la situación sólo pueda empeorar, especialmente dada la reciente llegada del ex líder rebelde haitiano Guy Philippe, quien no ha apoyado la misión encabezada por Kenia.

“Con esta noticia aumenta la desesperación de los haitianos por ver una salida a la crisis de seguridad”, afirmó. “Es posible que tomen algunas decisiones ligeramente radicales”.

__

Coto informó desde San Juan, Puerto Rico. El periodista de Associated Press Bert Wilkinson en Georgetown, Guyana, contribuyó.

Leave a Comment