Se suspende la financiación a la agencia de la ONU en medio de acusaciones de ataque de Hamás

DEIR AL-BALAH, Franja de Gaza (AP) — La agencia de la ONU para los refugiados palestinos despidió a varios de sus empleados en Gaza sospechosos de participar en el ataque del 7 de octubre perpetrado por Hamas y otros militantes en el sur de Israel, dijo su director el viernes, lo que provocó Estados Unidos, el mayor donante de la agencia, suspenda temporalmente su financiación.

La agencia, conocida por sus siglas UNRWA, ha sido la principal agencia que brinda ayuda a la población de Gaza en medio del desastre humanitario provocado por la ofensiva de Israel contra Hamás en Gaza desencadenada por el ataque del 7 de octubre. Los funcionarios de la UNRWA no hicieron comentarios sobre el impacto que tendría en sus operaciones la suspensión de la financiación por parte de Estados Unidos.

El jefe de la UNRWA, Philippe Lazzarini, dijo que rescindió contratos con “varios” empleados y ordenó una investigación después de que Israel proporcionó información que alegaba que desempeñaron un papel en el ataque. El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que había acusaciones contra 12 empleados. La UNRWA tiene 13.000 empleados en Gaza, casi todos ellos palestinos, desde maestros en las escuelas que administra la agencia hasta médicos, personal médico y trabajadores humanitarios.

En un comunicado, Lazzarini calificó las acusaciones de “impactantes” y dijo que cualquier empleado “involucrado en actos de terrorismo será considerado responsable, incluso mediante un proceso penal”.

No dio más detalles sobre cuál fue el presunto papel del personal en los ataques. En el ataque sorpresa sin precedentes, los combatientes de Hamás rompieron la valla de seguridad que rodeaba Gaza y atacaron las comunidades israelíes cercanas, matando a unas 1.200 personas, en su mayoría civiles, y secuestrando a unas 250. Otros militantes se sumaron al alboroto.

“La UNRWA reitera su condena en los términos más enérgicos posibles de los abominables ataques del 7 de octubre” y pide la liberación inmediata e incondicional de todos los rehenes israelíes, afirmó Lazzarini.

La gente lleva los sacos cerca de los coches gravemente dañados después de que tanques israelíes atacaran el edificio de la sede de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (OOPS) en Khan Yunis, Gaza, el 26 de enero de 2024. Como resultado del fuego de tanques del ejército israelí, el edificio y sus alrededores resultaron gravemente dañados.

Foto de Jehad Alshrafi/Anadolu vía Getty Images

Desde el inicio de la guerra, el ataque de Israel ha matado a más de 26.000 palestinos, la mayoría mujeres y niños, y ha herido a más de 64.400 personas más, dijo el viernes el Ministerio de Salud de Gaza. El ministerio no diferencia entre combatientes y civiles en su número de muertos. Más de 150 empleados de la UNRWA se encuentran entre los muertos (la cifra más alta que ha sufrido el organismo mundial en un conflicto) y varios refugios de la ONU han sido alcanzados por los bombardeos.

Más de 1,7 millones de los 2,3 millones de habitantes de Gaza han sido expulsados ​​de sus hogares por la guerra, y cientos de miles de ellos han sido hacinados en escuelas y otros refugios administrados por la UNRWA.

El cierre casi completo de Israel sobre Gaza ha dejado a casi toda la población dependiente de un hilo de ayuda internacional capaz de ingresar al territorio cada día. Los funcionarios de la ONU dicen que alrededor de una cuarta parte de la población ahora se enfrenta al hambre.

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que estaba “extremadamente preocupado” por las acusaciones contra el personal de la UNRWA y suspendió temporalmente la financiación adicional para la agencia. Estados Unidos es el mayor donante de la agencia, aportándole 340 millones de dólares en 2022 y varios cientos de millones en 2023.

Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que se llevaría a cabo una revisión independiente “urgente y exhaustiva” de la agencia.

La UNRWA fue creada para cuidar de millones de palestinos en todo el Medio Oriente cuyas familias huyeron o fueron obligadas a abandonar propiedades dentro de lo que es Israel durante la guerra que rodeó la creación de Israel en 1948. Israel rechaza el regreso de los refugiados a sus antiguas tierras.

Los funcionarios israelíes y sus aliados –incluidos en el Congreso de Estados Unidos– alegan con frecuencia que la UNRWA permite que se enseñe incitación antiisraelí en sus cientos de escuelas y que parte de su personal colabora con Hamás. La administración Trump suspendió la financiación a la agencia en 2018, pero el presidente Joe Biden la restableció.

Los partidarios de la agencia dicen que las acusaciones apuntan a disminuir el problema de los refugiados, que lleva mucho tiempo enconado. La semana pasada, Lazzarini dijo que nombraría una entidad independiente para investigar las afirmaciones, tanto “lo que es verdadero o falso” como “lo que tiene motivaciones políticas”. También dijo que las acusaciones estaban perjudicando las ya sobrecargadas operaciones de la agencia.

Miles de palestinos huyeron de la ciudad de Khan Younis, en el sur de Gaza, el viernes mientras se intensificaban los combates entre militantes de Hamas y las fuerzas israelíes. Se vio a familias viajando a pie por las carreteras, cargando sus pertenencias mientras el humo llenaba el cielo sobre ellos.

También el viernes, el ejército israelí ordenó a los residentes de tres barrios de Khan Younis y del campo de refugiados de la ciudad que fueran evacuados a una zona costera. El ejército dijo que sus tropas estaban librando combates urbanos cuerpo a cuerpo con combatientes de Hamas en los alrededores de la ciudad.

El campo de Khan Younis, como otros en Gaza, fue colonizado inicialmente por palestinos que huyeron o fueron expulsados ​​de sus hogares durante la guerra de 1948 que rodeó la creación de Israel y desde entonces se ha convertido en un distrito urbanizado. El líder de Hamas en Gaza, Yehya Sinwar, y el comandante del ala militar del grupo, Mohammed Deif, crecieron en el campo de refugiados de Khan Younis.

En el centro de Gaza, el otro foco principal de la ofensiva israelí actualmente, los ataques aéreos israelíes contra el campo urbano de refugiados de Nuseirat durante la noche mataron al menos a 15 personas, incluido un bebé de cinco meses, dijo un periodista de AP en el hospital donde fueron llevadas las víctimas.

Los intensos combates se produjeron cuando el máximo tribunal de las Naciones Unidas ordenó a Israel hacer todo lo posible para evitar la muerte, la destrucción y cualquier acto de genocidio en Gaza. Pero la Corte Internacional de Justicia no llegó a ordenarle el viernes que pusiera fin a la ofensiva militar. Sudáfrica ha acusado a Israel de genocidio en su ofensiva, y el tribunal desestimó una solicitud de Israel, que rechaza la acusación, de que se desestime el caso.

Los grupos de ayuda han tenido dificultades para llevar alimentos, medicinas y otros suministros al norte de Gaza, donde fue el primer objetivo de la invasión terrestre de Israel y donde Israel dice que ahora tiene gran control.

Uday Samir, un joven de 23 años nativo de la ciudad de Gaza, dijo que muchos de los alimentos básicos como harina, lentejas y arroz ahora son imposibles de encontrar en toda la ciudad.

“Ahora lo que hay disponible es alimento para animales”, dijo Samir. “Lo trituramos y lo horneamos”.

Todos los suministros entran a Gaza por el sur, ya sea a través del cruce fronterizo de Rafah, controlado por Egipto, o por el cruce israelí de Kerem Shalom. Los grupos de ayuda dicen que los combates y las restricciones israelíes han dificultado las entregas al norte. Cuando los convoyes viajan hacia el norte, los palestinos hambrientos suelen arrebatar los suministros antes de que los camiones lleguen a su destino.

Jeffery informó desde Londres.

Encuentre más cobertura de AP en https://apnews.com/hub/israel-hamas-war

Leave a Comment