Muere el presidente de Namibia y activista contra el apartheid, Hage Geingob, a los 82 años

HARARE, Zimbabue — El presidente y primer ministro fundador de Namibia, Hage Geingob, murió el domingo a los 82 años mientras recibía tratamiento para el cáncer, y la nación del sur de África rápidamente tomó juramento a su adjunto para completar el tiempo restante en el cargo.

Geingob desempeñó un papel central en lo que se ha convertido en una de las democracias más estables de África después de regresar de un largo exilio en Botswana y Estados Unidos como activista contra el apartheid. Fue el tercer presidente del país desde que obtuvo su independencia en 1990, tras más de un siglo de gobierno alemán y luego de apartheid en Sudáfrica.

Había sido presidente desde 2015 y estaba previsto que terminara su segundo y último mandato este año. Su adjunto, el vicepresidente Nangolo Mbumba, prestó juramento como presidente interino en la capital, Windhoek, para completar el mandato permitido por la constitución.

Las elecciones están previstas para noviembre. Un comunicado del gobierno dijo que Mbumba liderará Namibia hasta el 21 de marzo del próximo año, cuando el ganador asuma el cargo.

La oficina presidencial dijo que Geingob murió en un hospital local con su familia a su lado. Había regresado a Namibia el mes pasado desde Estados Unidos, donde se sometió a un “tratamiento novedoso para las células cancerosas” de prueba de dos días de duración, según su oficina. En 2014, dijo que había sobrevivido al cáncer de próstata.

De voz suave pero firme en el avance de la agenda de África como actor importante en los asuntos mundiales, Geingob mantuvo estrechas relaciones con Estados Unidos y otros países occidentales pero también, como muchos líderes africanos, forjó una cálida relación con China y otras potencias.

El presidente ruso Vladimir Putin estuvo entre los líderes que enviaron sus condolencias el domingo y dijeron que “apreciaría para siempre” los recuerdos de su encuentro con Geingob. “Es difícil sobreestimar su contribución personal al desarrollo de relaciones amistosas entre Namibia y Rusia”, decía un comunicado.

Namibia, con poco más de 2,5 millones de habitantes, es rica en minerales como diamantes, oro y uranio. A pesar de estar clasificado como un país de ingresos medianos altos, las desigualdades socioeconómicas siguen siendo generalizadas, según el Banco Mundial.

La nación de la costa suroeste de África disfruta de estabilidad política y económica en una región que durante mucho tiempo ha sido testigo de conflictos y elecciones disputadas. La oposición de Namibia criticó a Geingob el año pasado por respaldar las disputadas elecciones en Zimbabwe.

Geingob fue el primer primer ministro de Namibia de 1990 a 2002 y ocupó el mismo cargo de 2008 a 2012.

El domingo llegaron las condolencias de los líderes africanos.

El presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, describió a Geingob como “un destacado veterano de la liberación de Namibia del colonialismo y el apartheid”.

El presidente de Kenia, William Ruto, dijo que Geingob “promovió fuertemente la voz y la visibilidad del continente en el ámbito global”.

El presidente de Zimbabwe, Emmerson Mnangagwa, publicó en X que “el liderazgo y la resiliencia de Geingob serán recordados”.

Leave a Comment