China reemplaza a su principal regulador de valores, tomando medidas para tranquilizar a los inversores y poner fin a la caída del mercado

BEIJING — China reemplazó el miércoles al jefe de su organismo de vigilancia del mercado en un aparente intento de restaurar la confianza en los mercados financieros luego de una crisis prolongada.

Los medios oficiales dijeron que Wu Qing, ex presidente de la Bolsa de Valores de Shanghai, reemplazaría a Yi Huiman como presidente y jefe del Partido Comunista de la Comisión Reguladora de Valores de China.

Las acciones chinas han estado cotizando cerca de mínimos de cinco años a pesar de varias medidas para estabilizar los mercados.

La agencia oficial de noticias Xinhua no dio ninguna razón para la partida de Yi, pero los medios chinos dijeron que Wu fue apodado “Broker Butcher” por su postura dura a la hora de hacer cumplir las reglas contra diversos abusos.

Wu, un veterano de la industria bancaria, también fue vicealcalde de Shanghai.

Los mercados en Shanghai y Shenzhen han languidecido, en parte debido a las fuertes ventas de acciones inmobiliarias tras una ofensiva contra el endeudamiento excesivo por parte de los promotores.

A principios de esta semana, la CSRC dijo que estaba tomando medidas enérgicas contra el uso de información privilegiada, la manipulación del mercado y otros delitos y que protegería a los pequeños inversores.

El nombramiento se produjo durante una semana en la que se observaron cambios bruscos en los precios de las acciones y desesperación entre los inversores que vieron evaporarse sus inversiones.

Miles de personas han expresado sus frustraciones en el blog de la Embajada de Estados Unidos, lamentándose de los problemas del mercado de valores en una publicación aparentemente no relacionada sobre la protección de las jirafas, una táctica que refleja el estrecho margen de expresión en el entorno mediático controlado por el Partido Comunista de China.

“Comprar acciones chinas es como atrapar un cuchillo que cae”, dijo en un comentario Ipek Ozkardeskaya de Swissquote.

Los esfuerzos hasta ahora “han sido ineficaces para desencadenar una recuperación sostenida y difícilmente lograrán que los inversores vuelvan a participar”, dijo Ozkardeskaya sobre las medidas que incluían la promesa de un fondo de inversión estatal de aumentar las compras de fondos cotizados en bolsa. “Agregar dinero a la mezcla es una solución rápida y torpe, pero no mejorará la confianza”.

China enfrenta desafíos tanto a corto como a largo plazo que, según los economistas, requerirán reformas sustanciales para mantener su economía creciendo a un ritmo sólido.

El mercado inmobiliario, uno de los principales motores de empleo y demanda de los consumidores, entró en crisis cuando los promotores incumplieron sus deudas y no pudieron entregar apartamentos a compradores que ya los habían pagado con los ahorros de toda su vida.

Al destituir a Yi, los líderes de China pueden esperar pasar una nueva página con el comienzo del Año Nuevo Lunar. El país cerrará por un feriado de una semana a partir del viernes, dejando tiempo para que los mercados se calmen.

El esfuerzo por calmar a los mercados ha cobrado urgencia a medida que altos funcionarios se preparan para reunirse en Beijing para la reunión anual del congreso nacional, un momento en el que el Partido Comunista busca mostrar su liderazgo y establecer nuevos objetivos financieros.

Esa imagen se ha visto empañada en los últimos años por un enfoque errático y a menudo severo hacia el COVID-19, incluidos cierres de meses que restringieron drásticamente los viajes y el trabajo de decenas de millones de personas.

Leave a Comment