Tres muertos después de que la demolición de una madraza en India provocara enfrentamientos religiosos

La policía custodia la mezquita Gyanvapi en Varanasi el 31 de enero de 2024, tras un fallo judicial que permite a los fieles hindúes –que creen que la mezquita reemplazó un templo destruido dedicado a la deidad Shiva– orar en el sótano del edificio. (Foto de Niharika KULKARNI / AFP)

  • Al menos tres personas han muerto en nuevos enfrentamientos religiosos en India
  • Las últimas muertes se produjeron después de que las autoridades demolieran una escuela islámica y un lugar de oración, alegando que habían sido construidos ilegalmente.
  • La policía dijo que disparó gases lacrimógenos después de que los alborotadores musulmanes arrojaran piedras.

Tres personas murieron en India y decenas más resultaron heridas después de enfrentamientos religiosos provocados por la destrucción de una madraza, dijeron funcionarios el viernes, la última de una serie de demoliciones contra estructuras islámicas.

Los grupos nacionalistas hindúes se han envalentonado en su campaña contra las estructuras religiosas musulmanas desde que el primer ministro Narendra Modi asumió el cargo hace una década.

Las autoridades del estado norteño de Uttarakhand demolieron el jueves la escuela islámica y un lugar de oración contiguo, alegando que habían sido construidos sin permiso.

La policía dijo que los manifestantes musulmanes les arrojaron piedras en las protestas que siguieron, lo que los llevó a lanzar gases lacrimógenos en respuesta.

Tres personas murieron en los enfrentamientos en el distrito de Haldwani, dijo a los periodistas el portavoz de la policía, Nilesh Anand Bharne.

La funcionaria del distrito Vandana Singh dijo a los periodistas que decenas de personas más estaban siendo tratadas en “varios hospitales”.

“Se han dado órdenes de disparar contra los alborotadores en cuanto los vean”, añadió.

Las imágenes de los enfrentamientos publicadas en las redes sociales mostraron a los residentes hindúes del distrito coreando consignas antimusulmanas y arrojando piedras a la multitud.

Las autoridades de Haldwani suspendieron los servicios de Internet, cerraron escuelas, impusieron un toque de queda y prohibieron las grandes reuniones después de que estalló la violencia.

Las fuerzas de seguridad también llegaron al área desde otras partes del estado para contener los disturbios, dijeron las autoridades.

El ministro principal de Uttarakhand, Pushkar Singh Dhami, dijo que el gobierno castigaría a cualquiera que haya participado en los disturbios.

“Cualquiera que intente perturbar la paz no se salvará”, dijo el viernes en una publicación en las redes sociales.

– Campaña larga –

Los llamados a que la India consagre la supremacía hindú en la ley se han intensificado rápidamente desde que Modi asumió el cargo en 2014, lo que ha hecho que la minoría musulmana del país, de aproximadamente 210 millones de habitantes, esté cada vez más ansiosa por su futuro.

La violencia del jueves se produce en un momento especialmente delicado, en el que activistas nacionalistas están intensificando una larga campaña para sustituir varias mezquitas importantes por templos hindúes.

El mes pasado Modi inauguró un gran templo nuevo en la ciudad norteña de Ayodhya, construido en el sitio de una mezquita centenaria que fue destruida por fanáticos hindúes.

Esa demolición en 1992 desató disturbios sectarios que mataron a 2.000 personas en todo el país, la mayoría de ellos musulmanes.

Los enfrentamientos también se producen días después de que la legislatura de Uttarakhand aprobara un polarizador código civil común para reemplazar las leyes religiosas existentes que rigen el matrimonio, el divorcio y la herencia.

Grupos musulmanes de toda la India se han opuesto a la nueva ley, diciendo que es una violación de sus libertades religiosas.

Las autoridades de varios estados indios gobernados por el Partido Bharatiya Janata (BJP) de Modi también han sido acusadas por grupos de derechos humanos de atacar selectivamente hogares, negocios y lugares de culto musulmanes para demolerlos.

El mes pasado, una mezquita centenaria fue derribada en la capital, Nueva Delhi, y las autoridades de la ciudad afirmaron que había sido construida ilegalmente en una reserva forestal.

Las autoridades de Mumbai, la capital financiera de la India, derribaron varias fachadas improvisadas de negocios de propiedad musulmana en la ciudad días después de enfrentamientos religiosos menores que estallaron en vísperas de la inauguración del templo de Ayodhya.

Leave a Comment